Se acerca la hora, el día, el mes, donde todo inicia a
decaer.  
Fueron tantos años que estuvimos juntos. Tantas cosas que
vivimos. Tantos momentos inolvidables.
¡Ahora! ¡Nada de eso existe!
Todo lo vivido y prometido, fue en vano.
Recuerdo que cuando estábamos juntos, nuestras vidas eran
diferentes.
Había discusiones, malos entendidos, momentos incomodos,
pero… se resolvía rápido.
Éramos felices a nuestra manera. ¡Nadie nos entendía, pero
no nos importaba!
Los dos apoyándonos en todo momento. Siempre viendo el lado
positivo de las cosas.
Éramos como enredaderas, creciendo y apoyándonos mutuamente…
Si alguien caí, el otro impulsaba a seguir adelante. Éramos como
un día…
Con lluvia. Con neblina. Con frio. Con calor. con frio de
madrugada. Pero más que eso…
Éramos como el sol y la luna, no podemos vivir uno sin el
otro.
Nuestra relación era exponencialmente y longitudinalmente único.
Que ni los genios entendían
Nuestro amor era elevado a su enésima potencia. y no había raíz
cuadrada que nos podía dividir.
Nuestro amor era como la factorización, solo nosotros podíamos
entendernos…
Y ambos llegábamos a entendernos, y ambos nos dividíamos para
ser un factor común.
Tú eras mi ventrículo izquierdo. Y podías vencer mi resistencia
vascular periférica con tu poscarga
Yo era tu ventrículo izquierdo, porque satisfacía tu volumen
isovolumétrico.
Eras mi fracción de eyección, mi índice y gasto cardiaco, y
se mantenían normales.
Eras mi catéter de Swan-Ganz, porque llegabas más allá de mi
corazón, y solo con sentirte, me creabas taquicardia. Y lo demostraba con las
curvas en el monitor.
Medias mis resistencias vasculares tanto periféricas como
centrales…
Medias mi índice de consumo y disponibilidad de oxígeno…
Medias mi presión tele diastólica de mi ventrículo izquierdo…
Medias mi presión venosa central y mi saturación mixta
central…
Todo era medido por termo dilución…
Lo comparamos con biorreactancia, pero no hubo diferencias
significativas estadísticamente
Hicimos un metaanálisis, sobre el crecimiento que hemos
tenido, y fue sorprendente los resultados
Nuestro amor se encontraba en funcionando al 100%, de hecho,
más… pero… todo iba bien…
Hasta que inició la fiebre…
Empezamos con taquicardia…
Nuestros requerimientos de oxígeno aumentaron, hasta llegar
a falla ventilatoria tipo I
Empezamos a presentar hiperlactatemia…
Inició la hipotensión, y no mejoraba a pesar de uso de
soluciones cristaloides…
Hubo necesidad de usar aminas vasoactivas…
Inició a presentar cambios a nivel de radiografía… aumento
de secreciones… etc.-
Iniciamos cobertura antibiótica de amplio espectro… pero
todo fue en vano…
Y la sepsis apareció en nuestras vidas…
Compartir

Leave A Comment